Pintar es un Arte

21.08.2018





Pintar es tan fácil como coger una brocha y zasca! Darle hacia arriba y hacia abajo. Pero también estás más lejos de la realidad de lo que piensas. 

Pintar lo que es pintar, es más difícil; como cualquier profesión. La dedicación y el esmero hacen pulir los defectos de aquellos que solo cogen el rodillo una vez al año. El estilo, el esfuerzo, la confianza y la profesionalidad, eso ya no sé si lo sabrás pero es mucho más que darle de arriba a abajo. 

Cómo cualquier buen profesional los años de aprendizaje son un valor añadido, es como querer ser médico sin pasar por la facultad de medicina y los años de practicas. Si apuestas por un profesional siempre tendrás la garantía de que el trabajo que te va hacer quedará mucho mejor que si lo haces tú.

El arte de pintar con gusto proviene del propio amor que se siente por la profesión, cada detalle, cada rincón, cada pequeño desperfecto le importará porque estará en juego su reputación. ¿ Sabes lo que cuesta tener una buena reputación entre los clientes? 

Te vuelves un artista, cuando no quieres bajar el listón, cuando no toleras que algo tan sencillo y tan difícil a la vez alguien lo ponga en tela de juicio. El profesional se hace día a día con el trabajo, la atención a sus clientes, el conocer todos los productos y saber cuando se deben utilizar, el saber ver y colocar los espacios, el saber sobreponerse a cada contratiempo.

Todo artista es minucioso, pragmático, orgulloso y peca de trabajar más de lo que debe por llegar a ver su obra grande y definida.