Llegó la primavera

09.05.2019

En la primavera todo es de color auténtico, de viveza, de pureza. La primavera siempre será como el amor eterno. Nos sube las endorfinas, nos alienta las ganas de comenzar algo; un no se qué.

La casualidad aumenta cuando todos escogemos esta estación maravillosa del año para cambiar de aire nuestra casa, para almacenar el crudo y desolador invierno y sacar lo mejor de nosotros. Nosotros, los pintores, evidentemente nos ponemos los dientes largos, si por nosotros fuera pediríamos una eterna primavera, pero y si no, que gracia tendría entonces.