Un cliente fiel hace grandes empresas

20.08.2018

Hoy todas las empresas corren el riesgo de perder clientes como churros. Hace dos décadas atrás este problema era menos problemático, pero internet a llegado para revolucionar algunos sectores que estaban estancados en pensamientos abruptos.

Hoy es tan sencillo cambiar de empresa o de servicio como de calcetín, con tan solo un clic tienes miles de ofertas y servicios aún mejor del que realizas. La distinción está en ¿quién quiere más a sus clientes? Mirar más por ellos que por tí mismo hará crecer más tu empresa seguro.

Ya sabemos que los clientes de este nuevo siglo son volátiles y exigentes, buscan siempre aquella empresa que le haga más fácil su vida y sino ver las últimas tendencias de grandes empresas como Zalando, Just Eat, Blablacar, etc... muchas y cada vez más, porque su concepto es hacerle la vida fácil a sus clientes. Que entren en una aplicación pidan un menú cercano y que lo tengan en la puerta de su casa en veinte minutos. Así de fácil. Y el negocio local que lleva más de 20 años sirviendo a sus clientes con las paredes mugrosas, las mesas sin cambiar se le va estrechando el cerco poco a poco. ¿Por qué? por no saberse adaptar.

Hoy que un cliente no de el salto a otro clic o que no se vaya a la competencia tan fácil es el reto a seguir. Ya todo está muy visto pero no todo está mejorado, la evolución es parte de la esencia del ser humano siempre habrá algo que mejorar en cada sector y es en lo que hay que trabajar y que el cliente sienta que hay empresas que se preocupan por dar algo más de lo que ya existe.

En Píntame somos consciente de ello.